Catando el Piedra Luenga Verdejo 2011

Cómo os adelanté hace unos post, el viernes 21 de Octubre estuve disfrutando en la I Jornada de “El sabor de lo ecológico”. Pues bien, en al final de la jornada como ya sabréis hubo una demostración de cocina en directo y lo que se me pasó comentar fue que los vinos que se sirvieron gracias a la colaboración de dos bodegas, Bodegas Robles (Montilla, Córdoba) y Bodega y Viñedos ValleBravo (Puente de Génave, Jaén).

De entre los vinos aportados tuve la agradable fortuna de que me regalaron una botella de un Piedra Luenga Joven Verdejo, que por no haber llegado las etiquetas a tiempo estaba camuflado en una botella que no era la suya por la ilusión de la familia bodeguera de mostrarlo en este evento ecológico.

Mi afición por los vinos no me acredita ni mucho menos como catador, reconozco que hubo un tiempo en los que viví en Madrid que realicé tres o cuatro cursos de cata y alguna que otra cata dirigida. Pero claro, de recuerdos no debe vivir el hombre. Y espero que no se me haya olvidado mucho el tema.

He utilizado los cuatro parámetros básicos de una cata vista, nariz y boca y aportando una humildísima opinión y recomendación de acompañamiento.

Antes de poner el resultado, unas fotografías, donde entre otras se puede observar que, al menos para mi gusto, la temperatura de servicio (autoservicio) no era la adecuada. Exceso de frio. Para catarlo esperé unos minutos para que llegara a una mejor temperatura.

Lo bueno de mi “error” con la temperatura es que permite ver cómo las características visuales del vino se ven afectadas. Las organolépticas, también, pero no se ven en la fotografía, aunque se intuyan.

IMG_0352IMG_0354IMG_0358IMG_0357

Opinión:

Un vino sugerente y muy agradable, fresco, buena acidez, aromas frutales y leve toque floral.

Vista

Color amarillo con reflejos dorados. Muy limpio y brillante.

Nariz

Aroma de buena intensidad, limpio y fresco, con notas frutales, y suaves destellos florales.

Boca

Sabroso y frutal con un punto de suave y agradable dulzor. De final persistente, afrutado y fresco, todavía lo recuerdo.

Ideal:

Como aperitivo o acompañando pescados y mariscos. De hecho con este vino fue con el que acompañé el arroz blanco entretenido con almejitas que compartía hace dos días. También acompañe a unos mejillones al vapor (receta que todavía no está publicada)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>